-Buenos días, soy cliente de ustedes y…
-Un segundo, por favor… (dos o tres minutos después). Sí, dígame en qué puedo ayudarlo?
-Gracias, le decía que soy cliente de ustedes y…
-Disculpe un segundo, por favor. Ya lo atiendo.

atencion-cliente
(cinco minutos más tarde)

-Buenas tardes, soy Pamela, en qué puedo servirle?
-Buenas tardes, hace como 20 minutos que me vienen dejando en espera. Por favor, no me haga lo mismo. Soy cliente de ustedes y resulta que su servicio no funciona.
-Le pido disculpas. Me puede decir el número de cliente, por favor?
-Si, mi número es el 1122334455
-Gracias, voy a verificar si es cliente abonado con nosotros. (…) Gracias por aguardar en línea, sí efectivamente, es cliente nuestro. ¿cuál es el motivo de su llamado?
-Vea señorita hace días que el servicio que ustedes prestan es deficiente a nulo. Necesito tener una respuesta sobre el estado del servicio.
-Me permite sus datos, por favor?
-Si acabo de darle mi número de cliente y usted verificó que soy cliente?…
-Por supuesto, pero necesito saber si hablo con el titular de la cuenta o con alguien más. Me permite por favor su nombre y apellido?
-Me llamo José Pérez
-Gracias Sr. Pérez. Ahora me dice, por favor, su domicilio?
-Ufff… Sarmiento 2345, Ciudad Jardín.
-Gracias, las entre calles, por favor?
-Entre Las Marías y Los Juanes! (resoplando)
-Gracias, ahora me puede proporcionar su número de identificación?
-También quiere saber mi tipo y factor de sangre?…
-Señor entiendo su molestia, pero son requisitos de la empresa. Su número de identificación es?
-grrr… 0987654321
-Gracias, efectivamente, usted es el Sr. Pérez José, nuestro cliente número 1122334455. Dígame, por qué asunto está llamando hoy día?
-A ver Señorita, hace casi una hora que me tiene aquí preguntando obviedades y no atendiendo a mi pedido. El servicio de su compañía es deficiente o nulo. Hace días que no tengo servicio disponible. ¿podrá darme una respuesta satisfactoria, por favor?

(…) tuuuuuuuuuuuuu tuuuuuuuuuuu tuuuuuuuuuu

Este es el típico diálogo con las empresas de servicio en Argentina. No importa a qué empresa se llame, la experiencia es exactamente la misma. No hay respuesta. No hay atención al cliente. No hay soluciones a los problemas. El servicio cada vez es más caro, pero la prestación no existe. Te tratan como si fueras un idiota, en verdad lo sos porque le preguntás a unos telemárketers que no tienen idea de la vida como si fuesen expertos y todo lo que saben decir es: NO.

Lo mismo si el reclamo es por redes sociales. Te piden mil y ún dato para no solucionar nada.

Uno se cansa, se resigna y hasta se olvida. Celebra ya no el disponer de internet en el móvil, sino que el mismo sirva para realizar una llamada telefónica, porque escasean las palomas mensajeras y están carísimas. ¿Cómo podemos hacer para defendernos de este flagelo? ¿Por qué tenemos que ser presa de esta gente? Llámense empresas como gobierno o entes reguladores que no regulan lo que las empresas prometen en sus contratos de servicio.

Una usuaria harta que la manoseen

Leave a Reply


Twitter updates

No public Twitter messages.

Sponsors

  • Agencia de difusión Periodistica Noti-Prensa.com
  • Pumas del Sur